Métodos de medición


¿Qué son?

Los métodos de medición sirven para identificar cómo se recopilarán los datos para medir el progreso del proyecto. Son un importante componente del marco lógico de un proyecto.

Los métodos de medición se dividen en dos categorías: cuantitativos y cualitativos.

Los métodos cuantitativos sirven para recopilar datos que pueden contabilizarse y analizarse estadísticamente para calcular porcentajes, promedios, tasas, varianzas y más.

Entre los ejemplos de métodos de medición cuantitativos, se incluyen los registros de seguimiento, los cuestionarios, la observación estructurada, las pruebas de conocimiento y rendimiento y las mediciones del estado de salud fisiológico. Estos métodos son adecuados, en particular, para recopilar datos que le indiquen qué sucede con el proyecto y para responder preguntas como “cuántos”, “en qué medida” y “con qué frecuencia”. También sirven para identificar con quién interactúa el proyecto y a quién apoya. 

Los métodos cualitativos se usan para capturar las experiencias de los participantes mediante palabras, imágenes e historias y ayudan con el seguimiento de los cambios en sus actitudes y percepciones.

Entre los ejemplos de métodos cualitativos, se incluyen los estudios de caso, las entrevistas y los grupos focales. Los métodos de medición cualitativos son adecuados, en especial, para responder a las siguientes preguntas: “¿Cómo se producen los cambios?” y “¿Por qué se producen los cambios?”.

¿Cómo se usan?

Para escoger los métodos de medición, revise antes los indicadores del proyecto. Algunos métodos de medición serán más adecuados que otros para determinados indicadores. También es posible que algunos indicadores necesiten dos métodos de medición para que les dé un seguimiento completo.

Como mejor práctica, se recomienda que los proyectos incluyan una combinación de métodos de medición (tanto cuantitativos como cualitativos). Es útil implementar un enfoque de métodos combinados para recopilar datos, ya que los métodos cuantitativos y cualitativos presentan puntos débiles que pueden minimizarse gracias a la presencia del otro.

Por ejemplo, si bien los datos cuantitativos son muy útiles para reunir información estándar de una gran cantidad de personas, posiblemente no brinden muchos detalles sobre la profundidad o complejidad de un asunto. La combinación de datos cuantitativos y cualitativos aportará a los equipos una idea mucho más clara de los cambios que identifican los datos.

Por este motivo, un enfoque de métodos combinados puede reforzar el análisis y la interpretación de datos si planea de forma consciente incorporar un proceso conocido como triangulación.

La triangulación implica la validación de los datos mediante una verificación cruzada de más de dos fuentes.

En otras palabras, los equipos recopilan datos con métodos combinados para llevar a cabo una triangulación. De este modo, pueden hacer una verificación cruzada y reafirmar los resultados. La triangulación también ayuda a superar algunos puntos débiles de los métodos mencionados anteriormente.

¿Cuándo se usan?

Las decisiones sobre el método de medición que se usará en el proyecto se toman en su etapa de diseño, cuando se crea el marco lógico.  

Durante la implementación del proyecto, el equipo del proyecto arma las herramientas de recopilación de datos correspondientes para cada método de medición. Recuerde destinar tiempo para diseñar y probar las herramientas de recopilación de datos. Consulte estas páginas de MEAL DPro Starter para obtener más información sobre el diseño y el uso de herramientas cuantitativas y cualitativas.

Una vez diseñadas, las herramientas de recopilación de datos correspondientes a los métodos de medición que escogió se usan durante todo período de implementación del proyecto. La frecuencia de uso de dichas herramientas depende de su finalidad. El uso de una lista de verificación cuantitativa para control será más frecuente que una serie de grupos focales diseñados como parte de una evaluación.

Consejos

CONSEJO N.° 1: ¿DATOS PRIMARIOS O SECUNDARIOS?

Cuando defina los métodos de medición, será útil pensar en si para medir el indicador, necesita datos primarios o puede confiar en datos secundarios.

Las fuentes de datos primarios requieren que el equipo del proyecto y las partes interesadas recopilen directamente la información que se necesita para medir el progreso frente a un indicador. Por lo general, estos tipos de fuentes ofrecen los datos más adecuados y confiables para medir el progreso del proyecto.

Siempre que sea posible, sin embargo, puede considerar el uso de fuentes de datos secundarios.

Las fuentes de datos secundarios dependen de la información que ya está disponible en otras fuentes (publicadas o no). La ventaja de los datos secundarios es su rentabilidad y menor riesgo de duplicar el trabajo. Entre los ejemplos de métodos secundarios, se incluyen los registros, las estadísticas y los informes existentes.  

En la práctica, el acceso a los datos secundarios suele ser limitado. Encontrar datos que satisfagan directamente las necesidades de información concretas del proyecto puede ser difícil. Si decide usar datos secundarios, esclarezca los criterios que usará para confirmar que son válidos y confiables y que representan directamente su área de interés.

CONSEJO N.° 2: ¿incluyó a las partes interesadas del proyecto?

Cuando seleccione los métodos de medición, piense en aquellos que serán más adecuados para usar con las partes interesadas. ¿Las partes interesadas saben leer y escribir? ¿Tienen conectividad? ¿Algunos momentos del año son más convenientes que otros para la recopilación de datos? Las respuestas a preguntas como estas le indicarán cuáles son los métodos de medición más adecuados para el proyecto.

Lo que también resulta útil es pensar en si los métodos escogidos pueden diseñarse para que las partes interesadas participen en el proceso de recopilación de datos. Esta práctica se recomienda, pues mejora la transparencia y el compromiso con las iniciativas de MEAL.  

CONSEJO N.° 3: ¿hay limitaciones de recursos?

Por último, las decisiones sobre los métodos de medición que seleccione también dependerán de los recursos disponibles. La recopilación de datos es costosa. Los equipos deben contar con los recursos (tiempo, personal y dinero) necesarios para implementar la combinación de métodos de recopilación elegida.